Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Jueves 17 de octubre de 2019
Usuario   Clave     Olvidé mi clave
     
Ir a la página de inicioIr a los Blogs
Mi Perfil
Alexander Vórtice
Seijo - España
Escribo desde que tengo uso de razón -no miento, ya que la razón la descubré no hace muchos años. Escribir es mi ansiolítico, mi bálsamo salvaje, mi niebla de paz y amor... Necesito compartir estos sentimientos que abordan mi mente y mi cuerpo, hasta el punto en que, a veces, me desgarran el corazón.
Archivo de entradas | Mostrar datosDesplegar
Ocultar datos Enero 2011
EVOLUCIÓN
Mostrar datos Noviembre 2010
Mostrar datos Agosto 2010
Mostrar datos Abril 2010
Mostrar datos Marzo 2010
Publique su taller

Últimos comentarios de este Blog

31/03/10 | 12:03: Marilen Zweifel dice:
Bienvenido a este espacio de letras y amigos en el que nos leemos, comentamos respetuosamente y nos ayudamos a crecer en nuestras amadas letras. Me encanta tu estilo y los temas sobre los que has escrito. Bueno amigo, te seguiré leyendo y te invito a leerme y comentar en SAHUMERIO DE VAINILLA.
28/03/10 | 02:13: Malena(mails que jamas seran leídos ) dice:
ALEXANDER:BIENVENIDO !!!a esta casa de ESCRIBIRTE.He leído toda tu producción ,por demás interesante .Espero te sientas a gusto,y te invito a pasar mi blog y los de mis compañeros ,me interesa la opinión de todos, mas la mirada de alguien de otras tierras . SALUDOS MALE.-
Vínculos
Versos con Historias Versos con Historias


Versos con Historias continúa y concluye el ciclo del "nosismo" iniciado por la autora en su anterio... Ampliar

Comprar$ 40.00
Entrá a Radio La Quebrada

ESCRIBO POR EXISTIR


PALABRAS DESORDENADAS DE UN ESCRITOR (Alexander Vórtice) CON POCAS ASPIRACIONES (SIN MÁS NI MÁS)


Escribí un comentarioEscribí tu comentario Enviá este artículoEnvialo a un amigo Votá este artículoVotá este texto CompartirCompartir Texto al 100% Aumentar texto

AUNQUE EL FRÍO QUEME



Las borrascas iban y venían movidas por las manos fibrosas de las potestades, y el verso ágil se propagaba como si fuese el agraciado sentimiento de una dama seducida por los encantos de suponer un mañana mejor, un futuro donde las ilegalidades fueran historietas y no una realidad palpable. Entonces el verso -inocente y audaz- resolvió asentarse frente a las noticas de ayer: "La policía alemana desaloja a patadas a los activistas que pararon el tren radioactivo". "Nueva matanza con coche bomba en la ciudad sagrada de los chiíes en Irak". "Marruecos desmantela por la fuerza el campamento de protesta en El Aaiún". Así es que el verso se desanimó e, irrevocablemente, giró sus ojos hacia el despeñadero de todos los días, hacia la sin razón de las periódicas deslealtades. Se mostró duramente alicaído, como una copa de cristal entre los dedos de un recién nacido; y enseguida Mario Benedetti murmuró a los vientos mediante la chispa de saberse un ser consecuente: "No te rindas, por favor no cedas, aunque el frío queme, aunque el miedo muerda, aunque el sol se esconda, y se calle el viento, aún hay fuego en tu alma, aún hay vida en tus sueños. Porque la vida es tuya y tuyo también es el deseo de prosperar en plural, porque cada día es un comienzo nuevo, porque esta es la hora y el mejor momento". Mario, tus vocablos son pasión de vida, de esperanza, son viento a favor en tiempos de cólera poco o nada domesticado. Memorable poeta, tú le das sentido al sin sentido del verso que cae, que se nota magullado ante las noticias brutales del día a día. Porque es imprescindible hacer antesala, aunque la esperanza se vea frustrada, pues la misma esperanza constituye un bienestar completamente necesario, y sus fracasos, por frecuentes que sean, son menos espantosos que su extinción. La esperanza puede ser poesía, o un saludo temprano, con sonrisa liviana y guiño tranquilo. La esperanza es eso que nos mantiene en pie, que nos permite jadear pese a las arbitrariedades y los egocentristas que ambicionan de todas las maneras posibles desnaturalizar al pueblo para conseguir un Poder absolutamente transitorio. Puede que el verso se encuentre casi muerto, con las alas rotas y el corazón estrangulado, sin rima ni compás, sin ritmo que le aliente a continuar solicitando rectitud y equidad. Pero las palabras siempre han sido fuertes, y las obras, las buenas obras, por muy escuetas que sean, dejan una huella más penetrante que las que no lo son. Por tanto, aunque el frío queme, tal y como decía Lao-tsé: “Si practicas la equidad, aunque mueras no perecerás”. Así sea.


Calificación:  Malo Regular Bueno Muy bueno Muy bueno - 1 voto  - Ingresá tu voto

Comentarios de nuestros lectores - Escribí tu comentario
Últimas entradas del mes


Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2019- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS